NO + AFP y Fundación Sol
Publicado en El Pingüino el 11 de octubre de 2020

Publicado en El Pingüino el 11 de octubre de 2020.
Columna de opinión escrita por Claudio Flores, ingeniero comercial.

Esta semana la Coordinadora NO + AFP y la Fundación SOL realizaron la presentación de su “Propuesta para un nuevo sistema de pensiones”, mediante redes sociales y las tecnologías que por estos días nos sirven para mantenernos comunicados. En mi opinión, la propuesta es contundente y sustentada en principios y supuestos básicos factibles de concretar, lo que podría transformarse en el primer gran paso para pasar de un sistema de financiamiento de los grandes empresarios de este país, a un sistema de seguridad social real.

En relación con el gasto público, la propuesta plantea un aumento paulatino del gasto público desde 3.07% el año 2017, y recién a fines del siglo XXI, bordeará 9% como porcentaje del PIB, cuando la mayoría de los países de la OCDE habrán superado en promedio el 10%, porcentajes mínimos para hablar de un sistema de seguridad social integral.

La característica general de la propuesta es que proponen es un nuevo sistema: de reparto, solidario y con financiamiento tripartito de trabajadores, empresas y Estado, basado en los principios de la Seguridad Social, que reemplazará el sistema de capitalización individual de las AFP, contemplando un periodo de transición. Los sistemas de reparto son sistemas de previsión social basados en la solidaridad entre generaciones, se trata del traspaso de parte de la riqueza actual que los pensionados contribuyeron a crear, desde las presentes generaciones activas a los pasivos, con el objeto básico de mantener continuidad del poder adquisitivo del pensionado, respecto a su situación cuando era trabajador activo, con pensiones definidas en relación con los años de cotización y las remuneraciones que el trabajador cotizante tenía en su vida activa.

Respecto de las particularidades de la propuesta, las más interesantes son las siguientes:

  • No se expropiarán las cuentas de capitalización individual: Se respetará plenamente la propiedad que tienen los trabajadores que han cotizado sobre sus ahorros previsionales, que conservarán los ahorros acumulados en sus cuentas hasta el momento de incorporarse al nuevo sistema de reparto, más las utilidades por intereses producidas hasta el momento de pensionarse, pero el nuevo sistema completará los montos de las pensiones hasta alcanzar el monto previsional superior correspondiente.

  • Esta propuesta respeta todos los derechos adquiridos por los trabajadores. La edad para pensionarse por vejez se establece en 60 años para las mujeres y 65 para los hombres.

  • Subsidio solidario a las mujeres cotizantes: El nuevo sistema de previsión social subsidiará a las mujeres debido a su mayor carga en labores domésticas y de cuidado y discriminación salarial en el mundo del trabajo.

  • Propuesta institucional: Se propone la constitución de una institución administradora de derecho público de la Seguridad y Previsión Social, autónoma de otras instituciones del Estado y del gobierno de turno, sin fines de lucro, con individualidad jurídica, financiera, contable y administrativa.

No está demás señalarle que existe una serie de supuestos macroeconómicos que se utilizaron para confeccionar la propuesta (los que no mencionaré para no aburrirlo), los que en mi opinión configuran una propuesta sólida, contundente y factible de concretar. Solo queda esperar que nuestros parlamentarios logren entender la propuesta y tengan la voluntad para transformarla en política pública.