Adultos mayores maulinos cuentan con el promedio de pensión más bajo a nivel país
Publicado en Diario El Centro el 12 de junio de 2020

Los bajos promedios de las pensiones en la región impactan de forma directa en la calidad de vida de este grupo social.

Publicado en Diario El Centro el 12 de junio de 2020.
Escrito por Michel Hechavarria.

Un reciente estudio publicado por la Fundación Sol centrado en los montos que paga el actual sistema de capitalización individual para la jubilación, reveló que la región del Maule cuenta con las pensiones más bajas del país, al registrar -tras la tabulación de 54.657 casos- apenas 226 mil 549 pesos como promedio.

El estudio “Pensiones bajo el Mínimo” exhibe los resultados del total de las pensiones de vejez durante el mes de diciembre de 2019, por lo cual, está incluidos el Aporte Previsional Solidario (APS).
Dicho análisis considera el resultado de las pensiones que se pagan en las modalidades de renta vitalicia, retiro programado y renta temporal, cuyo promedio a nivel país está muy próximo a los 284 mil pesos, lo que representa unos 57 mil pesos más que la media del Maule.

MÁS AÑOS DE COTIZACIONES

En opinión de la seremi del Trabajo y Previsión Social, Ana Paola Ponce, es entendible que la región cuente con el promedio más bajo en materia de pensiones, teniendo en cuenta que la agricultura es su principal actividad económica, lo cual ha generado trabajos estacionales y discontinuos, dejando como saldo el incumplimiento de las imposiciones sociales de manera constante y periódica.

Comentó que, este contexto, se trabaja para mejorar el promedio de las pensiones en la región, así como las condiciones de los trabajos, en favor de disminuir la precarización de la relación laboral.
«Lo correcto sería tener mejores sueldos y más estabilidad en los empleos. Eso significaría mayores años de cotizaciones y, por lo tanto, mejores pensiones”, indicó Ana Paola Ponce.

¿SISTEMA FRACASADO?

Al respecto, el informe publicado por la Fundación Sol evidencia que incluso en el tramo de aquellas personas que cotizaron entre 25 y 30 años en la región (7 mil 623 cotizantes), reciben una pensión autofinanciada de 233 mil pesos en promedio.

Según los datos publicados en dicha investigación, el 86,1% de las pensiones pagadas son menores al salario mínimo y sólo un 3,1% alcanzó una pensión total superior a $440 mil pesos, lo que expone las vulnerabilidades del sistema de cuentas individuales administrado por las AFP.

Es por ello que el estudio es categórico al sentenciar que el sistema de capitalización individual “no logró cumplir el objetivo fundamental para cualquier sistema de pensiones en el mundo: pagar pensiones suficientes”.

“Y debido a la caída en la tasa de rentabilidad registrada en los últimos 20 años, tampoco podrá cumplir este objetivo en el futuro, aunque se realicen cambios paramétricos, como aumentar la tasa de cotización”, añade.

La investigación evidencia la realidad de la “primera generación de cotizantes” bajo la lógica de las cuentas individuales en las AFP, después de casi 40 años de estar vigente dicho sistema.

NO + AFP 

Ante tal realidad, Aquiles Carrasco, vocero de la Coordinadora Provincial No + AFP Talca, ratificó el fracaso del actual sistema de pensiones, vaticinando un colapso al verse presionado por situaciones extraordinarias, como la actual crisis sanitaria.

“Lo que resulta todavía más preocupante son los promedios que se están pagando a los nuevos pensionados que, en algunos casos, llega hasta los 20 mil pesos de pensión autofinanciada, para el caso de las mujeres”, alertó.

El dirigente indicó que es uno de los indicios de que, supuestamente, el sistema ya está colapsando a causa de la precaria matriz económica con que cuenta el país, sumado a los problemas que trae aparejado que las pensiones dependan del mercado financiero internacional.

También planteó que la rentabilidad histórica ha disminuido cada vez más, exhibiendo -en la actualidad- una contracción en todos los fondos de alrededor del 3%, con una marcada tendencia a la baja.

Por ello, denunció que como resultado de este sistema, se cuenta en la actualidad con adultos mayores que tienen la obligación de salir a trabajar – estando pensionado- o de postergar su jubilación, porque saben que sus ahorros previsionales le serán insuficientes para sobrevivir.

CALIDAD DE VIDA DEL PENSIONADO

Consultada por cómo estas bajas pensiones pudieran incidir en la calidad de vida de los pensionados maulinos, Patricia Labra, coordinadora regional del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama); confirmó que “las pensiones actuales son insuficientes para poder cubrir las necesidades de los adultos mayores”.

“Lamentablemente, en el Maule tenemos este índice es menor a la media, debido a empleos estacionales que son muy propios de la región, lagunas previsionales y bajas remuneraciones”, comentó.

En palabra la coordinadora regional de este servicio “obviamente sabemos que, de aumentar las pensiones, la calidad de vida de los adultos mayores mejorará. Eso es lo que se busca, mejorar las pensiones para que la calidad de vida de las personas mayores sea mejor”.

Por ello, resaltó el trabajo de capacitación que se realiza a nivel regional para los adultos mayores, con un enfoque en la inserción laboral. Pese a ello, Patricia Labra subrayó que “la idea es que solo trabaje el adulto mayor que así lo desee”.