Temas

Proyecto de flexibilidad laboral: El doble filo que instaría a la búsqueda de un trabajo paralelo

Fotografía de Diggei

En medio de la discusión sobre el proyecto de adaptabilidad del Gobierno, fundación SOL reveló que la mayor parte de la fuerza laboral del país no logra obtener un salario que les permita superar la línea de la pobreza. Tanto investigadores de la ONG como parlamentarios ven que una posible flexibilidad horaria puede ser usada para conseguir un segundo empleo y desvirtuar el espíritu de la ley.

Publicado por Radio Universidad de Chile, el 6 de mayo de 2019.

Fundación SOL presentó el estudio “Los Bajos Salarios en Chile”, elaborado a partir de los datos entregados por la última Encuesta de Caracterización Socioeconómica, CASEN 2017.

El informe revela que más del 74 por ciento de los trabajadores gana menos de 500 mil pesos líquidos al mes, más de un 54 por ciento recibe menos de 350 mil y solo el 16 por ciento gana más de 700 mil pesos.

En entrevista con Radio y Diario de la Universidad de Chile, la investigadora de la Fundación SOL, Valentina Doniez, indicó que los datos son en extremo preocupantes, debido a que la realidad salarial demuestra que seis de cada diez personas que trabajan jornada completa no logran obtener un salario que les permita superar la línea de la pobreza para un hogar de cuatro integrantes.

Para una de las autoras del estudio, el reciente proyecto de ley de Gobierno sobre adaptabilidad laboral da pie para que estas personas puedan, eventualmente, acomodar su jornada con el fin de desempeñarse en un segundo trabajo, en desmedro del ocio y el tiempo para la familia.

“Va a significar que los trabajadores puedan ser explotados, intensificada su jornada, para necesitar igualmente una segunda ocupación para complementar, porque el argumento oficial de más tiempo libre, es falso, eso es para el uno por ciento de los trabajadores que gana más de un millón de pesos quizás, otra realidad tergiversada, a la que se une aquella sobre los empleados, quienes podrían conversar de igual a igual con el empresario”, afirmó.

La investigación realizada por fundación SOL detalla que tres de cada cuatro trabajadores gana menos de 500 mil pesos líquidos al mes, y que más del 54 por ciento recibe menos de 350 mil. Para el caso de las mujeres en Chile, el 50 por ciento gana menos de 300 mil pesos por mes.

Ante esta realidad, la Licenciada en Antropología Social analizó las disposiciones de Gobierno que se incluyen en el proyecto de flexibilidad laboral.

“Son cerca de 13 medidas de transformaciones en la jornada, y nueve de ellas son íntegramente individuales, entonces a lo que se aspira también la prenormativa es ‘baipasear’ a los sindicatos, el instrumento colectivo, para que sea esta persona capaz de negociar cambios en su jornada, lo que además cae por su propio peso, ya que está absolutamente alejado de la realidad la capacidad de negociar cambios equitativamente”, argumentó.

La idea del Ejecutivo sobre adaptabilidad laboral ha abierto el debate sobre la eventualidad de que quienes perciban sueldos más bajos utilicen esos días libres para buscar ingresos extras.

Para la integrante de la comisión de Trabajo y Previsión Social, senadora DC Carolina Goic, el proyecto de ley “sería una pésima modificación si se usa para tener un segundo trabajo”.

“Lo peor que podría pasar es que una persona reduzca su jornada de trabajo, pero para ir a un segundo trabajo, por tanto, el debate debe ser un poco más amplio, tiene que ver con mejorar la productividad, las bajas remuneraciones y, nosotros en el Parlamento, estamos cautelando para que se cumplan los derechos laborales a favor de las personas”, sostuvo.

Consultada sobre la decisión del Ejecutivo de ingresar la iniciativa por el Senado, aclaró “desconocer los motivos”, pero resaltó en ese marco “la experiencia que hemos tenido (los senadores) en proyectos complejos: el estatuto laboral para jóvenes estudiantes que era un muy mal proyecto que precarizaba el contrato, hoy día va a ser un muy buen proyecto; la Sala Cuna Universal, que avanza en un financiamiento que es solidario (…) eso ha implicado que el Gobierno se abre a incorporar los planteamientos de la oposición”.

Recordemos que la iniciativa, según el Presidente Piñera, busca conciliar trabajo, familia e inclusión, para lo cual propone un régimen laboral de 180 horas mensuales y abre las opciones para que cada trabajador modifique, previo acuerdo con su empleador, su jornada de trabajo, incluso con cuatro días de labores y tres de descanso.

Escucha la entrevista completa: