Temas

Fundación SOL «Sin las labores de cuidado no existiría el trabajo productivo»

El trabajo doméstico no remunerado fue el tema de conversación de este semana en el espacio de Fundación SOL en el programa Radioanálisis de Radio Universidad de Chile. 

La investigadora de Fundación SOL, Andrea Sato, centró su análisis en la escasa valoración social que se da a las labores domésticas, las que definió como «la parte del trabajo que se realiza en los hogares y es un trabajo que no solo es invisibilizado, tampoco está remunerado». 

Para Andrea Sato, las labores que hacen las mujeres dentro de los hogares son subvaloradas porque se considera que este trabajo es parte natural de las actividades que tienen que realizar las mujeres como cuidadoras desde muy tempranas edades y recalcó la importancia de visibilizar el amplio ciclo del trabajo.

«Si observamos los hogares como unidad productiva, vemos que hay mucho trabajo puesto ahí produciendo un valor fundamental que es la fuerza de trabajo. Sin todas estas labores de cuidado, sin las labores de trabajo doméstico no remunerado, simplemente los trabajadores y trabajadoras que salen al mundo productivo no podrían emplearse diariamente». 

El rol de las políticas públicas

En la entrevista la investigadora de Fundación SOL analizó las políticas públicas relacionadas al trabajo doméstico y las concepciones sobre las que estas se basan. Andrea Sato criticó que tanto en Chile como en el mundo se entiende la maternidad como una actividad «casi exclusiva de las mujeres, sin comprender la responsabilidad social con los niños y niñas, no solo está en la familia, sino que a nivel de comunidades y de la sociedad», argumentó. 

La investigadora apuntó además a que hoy en día la mayor carga del trabajo remunerado se la llevan las mujeres y que no existen políticas públicas que contrarresten esto. Andrea Sato explicó que no solo se necesitan políticas públicas que logren una conciliación entre el trabajo doméstico y el trabajo productivo, «sino que también una política pública que proteja el ciclo de la vida», agregó. 

«La sala cuna, los jardines infantiles son un paliativo dentro de un contexto donde se trabajan muchísimas horas diarias. Habría que avanzar a nivel social y a nivel comunitario en cómo socializamos los cuidados y las labores domésticas, comprendiendo que son parte fundamental no solo del desarrollo económico, sino que también de la mantención de las estructuras sociales y políticas en el país», desarrolló la investigadora de Fundación SOL.

«Hoy menos del 40% de las familias se conforma en la lógica nuclear»

La investigadora Andrea Sato destacó que a la hora de analizar el trabajo en todas sus dimensiones es importante observar cómo se configuran realmente las familias en la actualidad. 

«Las mujeres se han integrado al trabajo asalariado como complemento de lo que sería el ingreso principal que es el del hombre. En la literatura esto se conoce como contrato de género, que está muy vinculado con la estructura de la familia nuclear, donde las mujeres están dedicadas a las labores reproductivas y si eventualmente tuvieran que complementar el ingreso familiar tendrían que hacerlo en condiciones de salarios más bajos, flexibilidad y jornada parcial para suplir estos dos espacios», explicó la investigadora.

Sin embargo esta concepción sobre la familia contrasta con la realidad actual en Chile. «Si vemos la Casen de hace 10 años atrás y la comparamos con la última Casen vemos que hoy menos del 40% de las familias se conforma en la lógica nuclear de padre, madre e hijos y se han ido incrementando las familias unipersonales y monoparentales, explicó la investigadora Andrea Sato. 

Escucha la entrevista completa: