Temas

Aumentar la tasa de cotización no sería una solución a la crisis de las pensiones

Fotografía de Garry Knight

Según análisis de la Fundación Sol, la propuesta del Ejecutivo puede reducir aún más las pensiones. Seremi del Trabajo salió en defensa del proyecto: “La reforma no es todo lo que el gobierno quisiera, ni lo que los trabajadores se merecen”.

Fuente: Diario Concepción

“El impacto de la Reforma de Pensiones propuesta por el Gobierno será acotado e incluso puede generar un retroceso en el nivel de pensiones en los próximos 50 años, debido a los factores externos (rentabilidad, esperanza de vida y precarización laboral) que afectan a todo sistema de pensiones, pero particularmente a un sistema de cuentas individuales”.

Así de categórico es el análisis realizado por la Fundación Sol sobre el Proyecto de Reforma de Pensiones del Gobierno. En un documento de 33 páginas, la Fundación entrega cifras  respecto al impacto que esta reforma tendría en las pensiones a corto y largo plazo y sobre el potencial alcance de dichas medidas en la población.

Los datos del informe revelan que a diciembre de 2018 el 50% de los 684 mil jubilados en la modalidad vejez edad -la modalidad más masiva- obtuvieron una pensión inferior a $151.000, monto que incluye el Aporte Previsional del Estado.

La realidad de los nuevos pensionados es incluso más crítica, según explica Marco Kremerman, investigador de la Fundación Sol.

“La mitad de las personas que jubilaron durante 2018 lograron autofinanciar una pensión inferior a $48.000. En el caso de aquellas personas que cotizaron entre 30 y 35 años, lo que corresponde a toda una vida laboral, vemos que el 50% recibió una pensión menor a $246.000 un monto que es inferior al salario mínimo”, declaró el investigador.

Respecto a la tasa de reemplazo, el estudio muestra que el 50% de los pensionados obtiene menos del 20% de su último salario, subiendo a un 40% si se considera el Aporte Previsional Solidario, situándose muy lejos de la promesa inicial que se realizó al comienzo del sistema de AFPs en los 80’ cuando se proyectaban tasas de reemplazo de entre 70% y 80%. Marco Kremerman calificó estas cifras como “un verdadero caos previsional”.

Aumento en la tasa de cotización

El estudio de la Fundación SOL analiza el potencial impacto de elevar la tasa de cotización en 4 puntos porcentuales. El documento pone el acento en la tendencia decreciente de la rentabilidad real anual promedio de los fondos de pensiones, la que durante los 80’ fue de un 12,04%, cayendo a un 9,93% en los 90’, bajando a un 5,72% en la primera década de este siglo y que actualmente acumula un promedio anual de 3,73% entre 2010 y 2018.

El informe es tajante en concluir que “dado que la rentabilidad real anual promedio de la última década se ha situado por debajo del 4% y es muy difícil que en el futuro se puedan retomar rentabilidades de largo plazo por sobre el 5%”. Se puede concluir, dice el informe, que “aquella persona que cotice 14% desde el inicio de su vida laboral,  en cuarenta años más recibirá una pensión mucho menor que el actual pensionado que cotizó 10%. Incluso aumentando la cotización a un 18%, solamente se mantendría la actual crisis previsional”, señala el documento.

Respuesta de la autoridad

El seremi del Trabajo, Carlos Jara Bustos, salió en defensa del proyecto del gobierno y recordó que, en el ámbito de la Ocde, salvo Turquía y Holanda, ninguno de los demás países tiene una tasa de reemplazo igual al sueldo que los trabajadores percibían durante la vida laboral. El promedio de la Ocde es del 66.1% de tasa de reemplazo, mientras que la de  Chile es de 40.1%.

 

“El Gobierno de Chile está consciente de esta situación y que se debe avanzar en mejorar el lugar en que nos encontramos respecto de los países miembros de la Ocde. También sabemos que ese avance en la tasa de reemplazo está relacionado directamente con el tamaño de las economías de los distintos países y que este es una de las claves para mejorar las pensiones”, señaló la autoridad.

Pilar solidario

Según el seremi del Trabajo, con la entrada en vigencia de la Reforma de Pensiones mejorarán las condiciones de vida de una enorme cantidad de familias en Chile.

Carlos Jara detalla: “Se mejorarán las pensiones de los actuales y futuros beneficiarios del Pilar Solidario.Se mejorarán las pensiones de las mujeres de la clase media, y de aquellos que decidan postergar su jubilación – los futuros pensionados, se otorgará una mayor protección económica a los adultos mayores dependientes funcionales severos, habrá una mayor cantidad de pensiones de vejez autofinanciada- solo por nombrar algunas”.

Pero el informe de la Fundación Sol es escéptico. Bajo un esquema cuyo pilar contributivo se construye exclusivamente a partir de cuentas y capitalización individual, como es el caso del sistema chileno, para aumentar considerablemente el nivel de las pensiones y elevar las tasas de reemplazo a un 70% para quienes hayan cotizado más de 30 años, y dada la caída en los niveles de rentabilidad y el aumento de la esperanza de vida, se necesitaría implementar sustanciales aumentos de la tasa de cotización, llevando al menos al 25% la cotización destinada a las cuentas individuales y a 28% la cotización global.También habría que extender la edad de retiro e incrementar ostensiblemente el Gasto Público en pensiones vía Pilar Solidario y Aporte a la Clase media, “conjunto de medidas que son inviables de llevar a cabo política y fiscalmente”, reza el informe de la Fundación Sol.

Así, para mantener la actual tasa de remplazo mediana para quienes coticen más de 30 años (que de acuerdo a las proyecciones de la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones está en torno al 35 %), “se necesitaría una tasa de cotización de 18% para las cuentas individuales y 21% como cotización global”.

Desde Fundación Sol reiteran que las proyecciones muestran que la Reforma de Pensiones propuesta por el Gobierno tendrá un impacto acotado en el corto plazo. “Debido a que los sistemas de cuentas individuales, como el chileno, se ven particularmente afectados por factores externos como la rentabilidad, la esperanza de vida y la precarización laboral, una reforma como esta podría incluso generar un retroceso en el nivel de pensiones en los próximos 50 años, profundizando aún más la actual crisis previsional”, concluyó Marco Kremerman.

Para el seremi del Trabajo, la reforma se enmarca dentro de lo posible: “No es todo lo que quisiera, pero es un paso importante para la dignificación de los actuales y futuros pensionado de nuestro país”.