Temas

Fundación Sol por encuesta Casen: “Los distintos gobiernos han mantenido un modelo que produce enormes desigualdades”

Nota publicada en El Desconcierto el 21 de agosto de 2018

Este martes, el ministerio de Desarrollo Social dio a conocer los datos de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) 2017. Esta publicación tiene como objetivo conocer la situación socioeconómica de los hogares y la población, especialmente de aquellos en situación de pobreza y de los grupos definidos como prioritarios para las políticas sociales del país.

La encuesta se realizó entre noviembre de 2017 y febrero de 2018 y su supervisación externa estuvo a cargo de la cuestionada CADEM.

Entre los resultados más importantes se encuentran la reducción de la tasa de pobreza de un 11,7% en el año 2015 a un 8,6% en el año 2017. Las personas pobres disminuyen llegando a 1.115.445 (6,3%) y las personas en pobreza extrema llegan a 412.839 (2,3%). En 11 años la pobreza ha bajado un 20,5%.

A nivel nacional, la región de la Araucanía es la que tiene una mayor tasa de pobreza (17,2%) aunque se reduce desde su última medición (23,6% en 2015). Magallanes se mantiene como la región con menor pobreza (2,1%) y en Santiago la tasa de pobreza alcanza el 5,4% (1,7% menos que en 2015).

El valor de la línea de la pobreza se fijó en $158.145 y el de la pobreza extrema se fijó en $105.430.

Pobreza Multidimensional

Hasta el año 2011, la pobreza era medida únicamente mediante el ingreso de hogares y personas, de acuerdo a límites absolutos establecidos en función de la capacidad para satisfacer las necesidades alimentarias (fijadas a partir del precio de la canasta básica).

Sin embargo, desde el año 2013 se introdujo una nueva metodología para medir la pobreza que incluye nuevas dimensiones para entregar una visión mas representativa de esta. La pobreza multidimensional se mide tomando en cuenta Educación, Salud, Trabajo y Seguridad Social, Vivienda y Entorno, y Redes y Cohesión Social.

La Casen 2017 determinó que la pobreza multidimensional en Chile llega al 20,7% (3.530.889 personas), sólo 0,2% menos que en el año 2015. Esta reducción no es estadísticamente significativa, lo que representa un estancamiento de la pobreza.

En las dimensiones que si aumentó la pobreza fue en Vivienda y Trabajo y Seguridad Social, donde en la primera dimensión, el apartado de Servicios Básicos, que reside en una vivienda sin servicios sanitarios básicos (WC, llave dentro de la vivienda y agua según estándar urbano o rural), aumentó de un 3,6% a un 6,6% en Chile.

En la dimensión sobre Trabajo y Seguridad Social, el apartado sobre Ocupación, que uno de sus integrantes mayores de 18 está desocupado, es decir, actualmente no tiene trabajo y busca trabajo durante el período de referencia, aumentó de un 9,3% a un 9,8%; y el apartado sobre Jubilación, que uno de sus integrantes en edad de jubilar no percibe una pensión contributiva o no contributiva y no recibe otros ingresos por arriendos, retiro de utilidades, dividendos e intereses, aumentó de 9,8% a 10,7%.

El modelo sigue igual

Desde la Fundación Sol destacan que lo relevante de estos resultados preeliminares va más allá de la disminución de la tasa de pobreza, ya que la pobreza multidimensional sigue sobre un 20%, situación que se ha repetido desde el inicio de la medición de la misma encuesta. “A pesar de que se reduce la pobreza monetaria, la pobreza multidimensional no varía. Si bien ha disminuido uno o dos puntos, no son significativos, ya que si miramos a largo plazo, la pobreza tiende a mantenerse de forma estructural”, señala el investigador de la fundación y sociólogo de la Universidad de Chile, Benjamín Sáez.

“En el largo plazo, los distintos gobiernos tanto de la Concertación como de la Alianza han mantenido una forma de organizar la economía que sigue produciendo enormes desigualdades, todo el día, todos los días, mediante el funcionamiento y reproducción del sistema económico imperante”, agregó Sáez.

La encuesta Casen reveló que respecto a la distribución del ingreso, éste empeoró en la encuesta. Por ejemplo, el índice Gini en relación a ingresos del trabajo en los hogares, aumentó de 0,493 a 0,501.En ese mismo ítem, la diferencia de ingresos entre el 20% de la población más pobre, versus el 20% más rico, aumentó de 11,9 a 13,6 veces. En cuanto al margen entre el 10% más pobre y 10% más ricos, creció de 33,9 a 39,1 veces.