Temas

Fundación SOL: “No es cierto que todos quieren un salario mínimo alto. Hay quienes quieren un salario mínimo bajo, sobre todo las grandes empresas”.

Benjamín Sáez, investigador de Fundación SOL, estuvo en Radio Sonar debatiendo con el economista Francisco Aravena en torno a la discusión del reajuste del salario mínimo.

En el debate en el programa Sonar Informativo, el investigador de Fundación SOL puso en tensión la afirmación de que se debe ligar el crecimiento económico a las posibilidades de hacer o no un alza significativa en los salarios. “La idea de que el ajuste al salario mínimo debe ir acorde al crecimiento económico es como las naranjas con alambre: si uno se pone a escarbar, se comienza a caer.  Antes de ligar el ajuste al crecimiento, en Chile se debe asumir que tenemos una deuda de arrastre con el valor de los salarios, que viene desde los 80”, afirmó Benjamín Sáez.

Esto, porque los indicadores que miden el crecimiento no muestran la realidad tal cual es. El investigador planteó que debiésemos preguntarnos si hoy hay un salario mínimo que esté o no en línea con lo que se requiere, y a partir de eso se podrían discutir cifras más o cifras menos en relación a su alza. “Si el salario mínimo fuera $150.000, también estaríamos discutiendo en cuánto subirlo”, señaló, advirtiendo que antes que discutir cifras se debiese discutir sobre la suficiencia del mínimo.

Además, Sáez afirmó que “no es cierto que todos quieren un salario mínimo alto. Hay quienes quieren un salario mínimo bajo, sobre todo las grandes empresas”, en respuesta a la justificación que parte de la base de que si el reajuste del salario mínimo dependiese sólo de voluntades, este sería más alto.

Por otro lado, el investigador argumentó que “si uno compara a nivel internacional, los países de la OCDE tienen en  promedio un 70% sobre el salario mínimo chileno. Países que tienen un PIB per cápita equivalente al de Chile, como Croacia, tiene un salario mínimo un 50% mayor”.

Es claro que Chile está produciendo un atraso salarial significativo. Tanto, que hasta el Banco Central ya lo ha advertido. “Acá lo que estamos generando es una bomba de tiempo para las crisis del futuro. Los hogares necesitan herramientas para poder sobreponerse a estas crisis, pero hoy lo que tienen son deudas” señaló Sáez.

Escucha el debate completo aquí:

Parte 1:

Parte 2: