Temas

Fundación SOL en Comisión investigadora del CAE: “El CAE se ha transformado en morosidad y no en una inversión”

En abril de este año, la Cámara de Diputados aprobó la creación de una Comisión Investigadora del Crédito con Aval del Estado (CAE), cuyo objetivo es determinar la cantidad de personas endeudadas por este crédito y detectar posibles irregularidades en el mismo.

A la sesión celebrada este lunes 30 de julio asistieron los investigadores Marco Kremerman y Alexander Páez, de Fundación SOL, quienes  expusieron uno de sus más recientes estudios “Endeudar Para Gobernar y mercantilizar: el Caso del CAE”.

Diagnóstico

El Estado chileno sí tenía dinero para financiar la Educación Superior, pero apostó por la banca. Así lo indican las cifras presentadas por Fundación SOL a modo de diagnóstico inicial ante la Comisión Investigadora del CAE, que muestran que el Fisco ya ha comprado a la banca 1.283.912 créditos CAE por un valor de 3,1 billones de pesos.

Además, el compromiso inicial del Estado era el pago de un sobreprecio de 6%, que según afirman desde la Fundación “ya era cuestionable”.  “Sin embargo, en la práctica el Fisco chileno ha pagado a los bancos un sobreprecio 4,3 veces más de lo comprometido” aseguró el investigador Alexander Páez a la Comisión.

Estas cifras confirman lo que Fundación SOL ha planteado en más de una ocasión: el CAE es un beneficio para la banca y no para los y las estudiantes. Esto, porque por medio de glosas de gasto directo en el presupuesto subsidia el negocio a la banca y a los grupos educativos privados.

“Además, cuando se aumenta el gasto fiscal para el gasto en Educación Superior (ESUP), este se va directo al pago de beneficios a la banca, siendo ineficiente como gasto público” señaló Marco Kremerman.

Endeudamiento y morosidad

El endeudamiento es uno de los ejes centrales a investigar por parte de la Comisión. Es por ello que Fundación SOL entregó cifras en torno al nivel de deuda que produce el CAE en la población. Durante la exposición, Alexander Páez señaló que “de las casi 376 mil personas que están pagando el CAE, el 40% se encuentra en morosidad”.

Contrario a lo que se dijo al momento de su implementación, el CAE no se transforma en una inversión para los estudiantes y sus familias, sino que se transforma en morosidad. Por otro lado, acceder al CAE y a la educación superior, no garantiza que dichos estudios se finalicen: la morosidad entre desertores de la universidad es de un 71%. “Incluso en la banca y en el retail se ve menos morosidad que en el Crédito con Aval del Estado”, indicó Kremerman.

Los investigadores señalaron que el endeudamiento de la población responde a las carencias que tiene en términos económicos y falta de derechos, ya que se construye socialmente la necesidad de endeudamiento: no hay libertad de elección, si no que es una obligación.

Análisis comunal

La estrecha relación entre endeudamiento y pobreza  se vuelve evidente al hacer un análisis comunal, que confirma que el CAE no hace más que acentuar las desigualdades. “Hay una correlación entre la morosidad, el tipo de endeudamiento y  los ingresos de los hogares” señaló Marco Kremerman a la Comisión.

Una muestra de ello, es que, según informó el investigador “las 10 comunas con mayor morosidad en el pago del CAE tiene ingresos que son prácticamente la mitad de los de las 10 comunas con menor morosidad”.

Supuestos distorsionados y falsas promesas

Inicialmente, se dijo que el CAE se iba a pagar gracias al sueldo que ganarían quienes lo utilizaran para estudiar. “Sin embargo, 3 de cada 10 ocupados con educación superior finalizada no se desempeñan como profesionales. El mundo del trabajo en Chile no está preparado para recibir la gran cantidad de profesionales que produce la política del CAE” señaló Páez a la Comisión.

Fundación SOL señaló que la implementación del CAE se basó en una serie de promesas que en la práctica no se han cumplido, y se legitimó a partir de una serie de supuestos sociales y económicos distorsionados, producto de los bajos ingresos, la alta desprotección social, la alta desigualdad y la vulnerabilidad financiera.

Revisa el registro de nuestra exposición en la Comisión Investigadora del CAE: