Temas

Estudio «Mini Salario Mínimo» enfrenta a Chile con la verdad: Croacia que tiene el mismo PIB paga 50% más

Nota publicada en El Mostrador el 19 de julio de 2018

Para el economista e investigador de la Fundación Sol, Marco Kremerman, el salario mínimo en Chile está totalmente desalineado del tamaño de la economía. Esa es la principal conclusión del estudio «Mini Salario Mínimo. El salario mínimo en Chile en perspectiva comparada», que realizó en conjunto con el economista Gonzalo Durán.

En conversación con El Mostrador, Kremerman explicó que el nivel de suficiencia que permita a un trabajador y su grupo familiar de 4 personas cubrir las necesidades básicas, está por el orden de los $422 mil, mientras que el salario mínimo actualmente es de $276 mil. De este modo, “el salario está casi $150 mil alejada de esa línea de la pobreza», destaca el investigador.

En «Mini Salario Mínimo», Kremerman y Durán hacen una comparación con los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la época en la que dichas naciones tenían el mismo PIB per cápita que Chile en la actualidad (US$24.537).

En ese sentido, el estudio señala que, por ejemplo, «cuando Holanda, en 1983, alcanzó el PIB per cápita en dólares comparables que hoy tiene Chile, su salario mínimo era 3,6 veces mayor que el que hoy tiene Chile. Cuando en 1965, Estados Unidos, alcanzó el PIB per cápita en dólares comparables que hoy tiene Chile, su salario mínimo era 3,1 veces mayor que el que hoy tiene Chile».

Pero más aún, señala el investigador, «demostramos que el salario mínimo está desalineado del valor que debería tener para la realidad chilena, comparándolo con otros países que son parecidos a Chile: en una perspectiva de la situación actual, por ejemplo, ponemos el caso de países que tienen el mismo PIB per cápita que Chile como Croacia, que tiene un salario mínimo que es casi un 50% mayor al chileno, teniendo la misma economía chilena», dijo el investigador de la Fundación Sol. En la actualidad, el salario mínimo en Croacia -un país que no pertenece a la OCDE- es de 538 dólares, unos 351 mil pesos chilenos.

Según Kremerman, el valor actual del sueldo mínimo es arbitrario y no está justificado con ninguna métrica relacionada al costo de la vida. «De hecho si uno le pregunta a un ministro de Hacienda, que a veces se reviste de ciertos argumentos técnicos (…) por qué el salario minímo está en 276 mil, no va a poder responderlo», justificó.

Ante ello, Kremerman aseguró que «esto no es un elemento técnico, sino que es un elemento finalmente político, donde la economía chilena se ha acostumbrado a funcionar con bajos salarios»

Discusión por el aumento del sueldo mínimo

Esta semana, los ministros de Hacienda y Trabajo, Felipe Larraín y Nicolás Monckeberg respectivamente, se reunirán con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en el marco de la discusión del aumento del salario mínimo. Vale destacar que recientemente la CUT públicamente pidió un aumento del sueldo mínimo hasta 420 mil pesos en un plazo de cuatro años, pero el Gobierno ya notificó que se trata de una demanda inviable.

En esa línea, Marco Kremerman dijo a El Mostrador que la solicitud de la CUT está en sintonía con la política de salario mínimo a nivel mundial. «Lo que está haciendo el Gobierno es repetir lo que se ha dicho en los últimos 25 años. Todos los ministros de Hacienda dicen que no es posible hacer un reajuste importante porque no es el momento, no es el momento porque la economía está creciendo poco o porque está empezando a crecer y no hay que colocarle dificultades».

A juicio del economista, la discusión en torno al sueldo mínimo está siendo poco rigurosa y poco seria, pues no se le vincula con el costo de la vida. En este sentido, recuerda la última encuesta de presupuestos familiares, en la que el gasto mediano de hogares en Chile está sobre los 800 mil pesos. De ahí que recalca la importancia de tener un salario mínimo de unos 400 mil pesos para satisfacer necesidades básicas.  «Nuevamente lo que está haciendo el Gobierno de turno es omitir la gran discusión de fondo, que es meter debajo de la alfombra el problema real del salario mínimo, y es que está desvinculado del objetivo central que tiene en Chile», finaliza.