Temas

Desempleo cerró 2016 con el promedio más alto en cuatro años con los “cuenta propia” como protagonistas

Desempleo cerró 2016 con el promedio más alto en cuatro años con los “cuenta propia” como protagonistas. Con un balance positivo, aunque no carente de señales preocupantes, cerró el mercado laboral chileno 2016. Es que si bien el desempleo terminó alejado del peak de 7,1% que alcanzó a mediados de año, lo hizo en un contexto en que lideraron los puesto de trabajo por cuenta propia, que se asocian a cierta precariedad.

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la tasa de desocupación en el trimestre móvil  octubre-diciembre fue de 6,1%, lo que significó un alza de 0,3 puntos porcentuales en doce meses; y una baja de 0,1 punto porcentual respecto al período móvil inmediatamente anterior.

Así, la tasa promedio de desempleo fue de 6,5%, la más alta en cuatro años (6,5% en 2012). Asimismo, la creación de empleo promedio fue de unos 108 mil puestos, el nivel más bajo del actual gobierno y lejos del peak de 156 mil registrados en 2013.

Desde el gobierno destacaron el resultado. La ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, calificó la tasa de 6,1% como una cifra “tremendamente importante”, “porque a pesar de la desaceleración, a pesar del freno en la economía, el desempleo se ha mantenido”.

Efecto independientes

Si bien la creación de trabajo por cuenta propia disminuyó en el último trimestre móvil (-1,2%) fue el principal ingrediente a la hora de mantener contenida la tasa de desocupación en el país el año pasado, al aportar 77 mil puestos, unos 20 mil más que en 2015. Desde Credicorp Capital recordaron que esta fuente de empleo suele ir acompañada de una volatilidad “significativa”, por lo que “todavía implica un riesgo relevante para los próximos trimestres”.

En el empleo asalariado o dependiente se observó el efecto contrario, ya que se destruyeron más de seis mil puestos en circunstancias que en 2015 se habían creado más de 76 mil.

Sectores y regiones

Por sectores, la minería lideró la destrucción de empleo en el año (21 mil puestos), seguida de las actividades financieras y de seguros (17 mil puestos), mientras que comercio y agricultura fueron los que más crearon (49 mil y 27 mil, respectivamente), impulsados por la estacionalidad de la última parte del año en ambos rubros. A lo largo del país, la tasa de desocupación siguió siendo dispar, con altos niveles en el norte y bajas tasas en el sur (ver infografía).

Para el economista de Scotiabank, Benjamín Sierra, las cifras sugieren que el mercado laboral sigue débil y lo podría ser más este año ya que probable el empleo por cuenta propia alcanzó su ritmo máximo de expansión en 2016 y podría “no colaborar tanto a contener la tasa de desocupación este año”.

Crece el subempleo en el país

Como la tasa de desempleo se mantiene en niveles positivos en términos históricos, resulta oportuno mirar las variables relacionadas con la calidad de los puestos de trabajo (como jornadas, salarios y tipo de contrato), para dilucidar cómo se está ajustando el mercado laboral al prolongado ciclo de desaceleración. Esa es la recomendación de los expertos.

En ese análisis, hay que considerar que la jornada de trabajo de 45 horas a la semana disminuyó un 2,5% anual, durante el trimestre móvil octubre-diciembre, mientras que los ocupados a tiempo parcial voluntario (TPV) aumentaron un 8,1% y los tiempo parcial involuntario (TPI) lo hicieron en un 9,8% en doce meses.

Según el último reporte de Calidad del Empleo, elaborado por la Fundación Sol, la subocupación, es decir, los trabajadores y trabajadoras que se desempeñan en media jornada o menos -pese a tener la disponibilidad para trabajar tiempo completo- suman 735 mil personas, lo que representa la cifra más alta de los últimos dos años. En términos absolutos, subraya el informe, el fenómeno es más alto para el caso de las mujeres, con 395 mil trabajadoras, que los 339 mil hombres subempleados. Sin embargo, en términos relativos es más alto el caso de los hombres, pues existe una menor cantidad trabajando bajo la jornada parcial (619 mil) que las mujeres (842 mil). Con esto, señala, “el subempleo, como proporción de las personas que trabajan jornada parcial, es de un 50,3% para ambos sexos. Por tamaño, hay 53,7% de subempleo en las empresas con menos de 5 personas y 44,2% en las empresas de más de 200 personas”.