Temas

Aumentan propuestas para mejorar pensiones

Nota publicada en Diario Hoy X Hoy.

Recomendaciones consideran subsidiar directamente, crear una cuenta para recién nacidos, contratar seguros y la reforma total.

Más allá del portazo que le dio el Gobierno a la propuesta parlamentaria de permitir a los adultos mayores hipotecar sus viviendas para mejorar sus jubilaciones, lo concreto es que en las últimas semanas se han incrementado los llamados con sentido de urgencia para mejorar las pensiones de los chilenos, que promedian los $200 mil.

Los diputados de RN Jorge Rathgeb y Bernardo Berger presentaron un proyecto de ley en que le solicitan a la Presidenta Michelle Bachelet que impulse una iniciativa que termine por igualar las pensiones más bajas con las del salario mínimo, que llega a $241 mil.

«Esta propuesta nace del reclamo constante de miles de jubilados y montepiadas quienes luego de una vida de trabajo y esfuerzo obtienen pensiones que en muchos casos son menores a los $100 mil, lo cual hace insostenible cualquier calidad de vida», la justificó Rathgeb.

Además le pidió al Gobierno priorizar la discusión de una reforma al sistema de pensiones, por un modelo «que sea justo y solidario, y así evitar que los adultos mayores se vean en la necesidad de seguir trabajando 8 o 12 horas diarias para poder mejorar sus escuálidas mensualidades».

Reforma profunda

Benjamín Sáez, sociólogo de la Fundación Sol, coincide en el sentido de justicia y solidaridad que requiere el esquema, pero no en la propuesta de los diputados, la que calificó como «un parche».

La rechaza porque, basándose en datos oficiales, explicó que el Estado ya aporta con 56 de cada 100 pesos destinados a solventar las pensiones básicas solidarias y subsidiar las jubilaciones más bajas. Por ello, a juicio de la fundación, el problema sólo se resuelve impulsando un sistema de reparto, en que la plata aportada por los trabajadores se destine únicamente a financiar los pagos de los jubilados y de una manera «decente», y no como en la actualidad, en que, añadió, el descuento por cotización opera en la práctica como una fuente de liquidez para la empresa nacional, porque «el sistema no está diseñado para pagar buenas pensiones», agregó Sáez.

El primer millón

El economista experto en esta materia, Rafael Garay, detalló que el pago de la pensión básica solidaria de $85 mil para unos 400 mil chilenos le cuesta al fisco anualmente US$2.300 millones. Con esos datos, calculó que si se atendiera la petición de los diputados RN el Estado debería desembolsar unos US$8 mil millones, que es todo lo que aspira a recaudar la reforma tributaria en curso.

En su lugar, afirmó que hay medidas mucho más convenientes y efectivas que se podrían incorporar en el sistema para mejorar las jubilaciones, acordes a las distintas etapas de la vida.

Para cada recién nacido, propuso que el Estado le deposite en una cuenta individual un millón de pesos, que al cabo de 65 años, dados los intereses correspondientes, sumarían $53 millones. «Así, incluso si esa persona no trabajara un día de su vida, se jubilaría con más de $250 mil mensuales», afirmó. El costo de la medida llegaría a los US$450 millones anuales.

Para quienes tengan edad media, planteó que el Estado contrate un seguro que cubra las lagunas laborales que tienen regularmente los trabajadores. Si se hiciera, según sus cálculos, la pensión mejoraría hasta en 40%.

Y para los empleados que tengan unos 55 años, aconsejó que el Estado otorgue un subsidio directo porque queda poco tiempo para medidas adicionales efectivas.

Las propuestas de la fundación y Garay se encuentran en poder de la comisión asesora presidencial que trabaja desde el 2014 en un plan con recomendaciones para mejorar el sistema. Según confirmó a hoyxhoy su presidente, David Bravo, el documento se entregará en agosto.